Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Nueva sentencia que declara la nulidad de un préstamo hipotecario multidivisa

Publicado: 29 de Noviembre de 2017

Las hipotecas multidivisa se comercializaron en Canarias, especialmente, entre 2006 y 2008, en plena burbuja inmobiliaria. Barclays, Bankinter, Popular y Deutsche Bank figuran entre las entidades que ofrecieron préstamos sofisticados que han empobrecido a quienes los contrataron.

El bufete de Mª Luisa Martínez, especializado en derecho bancario, representa a un número importante de afectados y señala que la tasa de éxito en las demandas presentadas del 100%, con varios casos ya ganados. La abogada muestra de un modo elocuente el elevado riesgo que presentan estos productos, habitualmente contratados en yenes japoneses o francos suizos. Y es que, desde los niveles de 2007 y 2008 hasta hoy, el euro se ha depreciado en torno a un 20% y 30%, frente al yen y la moneda helvética, respectivamente.

René, tras pagar cuotas durante 10 años, debe más al banco ahora que cuando compró la casa.

Los francos suizos fueron los que le dieron el disgusto a René, un controlador aéreo asturiano residente en la isla de Menorca e hipotecado con esta divisa. Un préstamo contratado en 2007 con Bankinter para la compra de una casa, por importe de 306.000 euros y con una hipoteca de 700 euros se convirtió 10 años después, en una deuda pendiente de pago 440.00’ euros con una cuota de hipoteca que ya rondaba los 1200 euros mensuales. Es decir, 134.000 euros más que en el momento en el que se formalizó, a pesar de que René, durante los años transcurridos, había pagado cuotas por más de 80.000 euros.

Mª Luisa recuerda que cuando los bancos comienzan a conceder la hipoteca multidivisa, el Euribor estaba muy alto y las divisas como el Franco Suizo y el Yen estaban depreciadas. “Mientras estuviera así, podría ser interesante hacerlo en esas monedas, porque con el euro tan bajo salías ganando. El problema es que al cliente no se le informaba de lo que pasaba si estas divisas subían.”

René recuerda cómo acabó “atrapado” en una hipoteca multidivisa. Las tablas mensuales que le había facilitado la entidad no tenían nada que ver con la realidad. “De los 700 euros que empecé pagando comenzó a subir progresivamente y no solo amentaba mensualmente, sino que también aumentaba el montante de la hipoteca. Yo fui al banco muchas veces y siempre me decían que era algo coyuntural, que lo que subía hoy bajaría mañana. Al principio me tranquilizaron, pero pasaron los años: 2, 3, 4, 5…”

En el 2012 con el desplome del euros, el franco suizo se disparó, y con él las cuotas de hipotecas multidivisa que se habían realizado en la moneda helvética. “Las cuotas se doblaban porque el franco suizo se apreciaba respecto del euro. La divisa subía y necesitabas más euros para pagarlos”, recalca Mª Luisa que se ha convertido en un referente para todos los afectados por este tipo de producto bancario en Canarias. Su experiencia tras más de 20 años trabajando como directiva bancaria y una verdadera vocación de cambiar las cosas ha hecho que sea un pilar fundamental para clientes con problemas bancarios.

En 2015, René comprueba que debe al banco 440.000 euros, 134.000 euros más de lo que pidió 9 años antes. “Te desesperas porque ves que cuanto más pagas, más debes al banco. Me cansé de esperar y busqué ayuda con un abogado que estuvo un par de años dando vueltas pero con el que no avancé nada. Aparte de cobrarme, no dio ningún paso, imagino que por su absoluto desconocimiento bancario”, recuerda René.

Mª Luisa Martínez une a su profesionalidad sus años como directiva de banca, que le hace conocer a la perfección los entresijos de todos los productos de riesgo.

Se calcula que hay más de 60.000 préstamos hipotecarios de este tipo tipo comercializados en España y los usuarios afectados pueden reclamar, de media, unos 57.000 euros. La hipoteca multidivisa tuvo bastante acogida entre colectivos profesionales de ingresos fijos garantizados como pilotos, bomberos y controladores aéreos, sin embargo “me he encontrado con administrativos, camareros… que habían contratado este producto”, señala Mª Luisa

En el caso de este tipo de hipotecas, la abogada destaca que si la divisa no se aprecia es una hipoteca fantástica, pero eso la convierte en un producto de riesgo. “Ya lo dijo el Supremo, es un producto financiero complejo. Es pervertir la esencia de la hipoteca. Nadie espera que al contratar una hipoteca, pasados diez años debas más dinero del que pediste. Nadie en su sano juicio firma una hipoteca así”

Un producto, que al igual que ha ocurrido con las preferentes, con los swaps o con las cláusulas suelo, los consumidores denuncian que no se ofreció suficiente información sobre los riesgos que entrañaban.

René no se cansa de recalcar que nunca recibió la información suficiente respecto al producto de riesgo que estaba adquiriendo. “Lo único que me dijeron es que iba a tener una hipoteca muy cómoda. No es una hipoteca es una lotería. Como si tuvieras 200.000 euros y lo apuestas todo a rojo y si sale bien genial, pero si sale negro lo pierdes todo. ¿Quién en su sano juicio va a apostar todo lo que tiene en una ruleta?, se lamenta este controlador que recuerda como el banco nunca le dio una solución ni quiso negociar ninguna modificación de su hipoteca. “Fueron muchos años de intranquilidad, pensando continuamente en ello y sabiendo que estaba trabajando mes tras mes para nada, porque cada vez debía más dinero. Tuve además que novar la hipoteca en 2012, pasándola de 25 a 35 años para poder tener una mejor cuota y respirar”

Esta locura se acabó cuando conoció a María Luisa, que tras estudiar su caso, se percató de que cumplía todos los criterios para demandar y muchas posibilidades para ganar.

“La cercanía, la sinceridad con la que me habló y la seguridad que me transmitió desde el primer momento fueron claves para emprender nuestra particular “batalla” contra la entidad bancaria, recalca René, que a sus 46 años nunca pensó estar metido en una pesadilla tal.

El proceso judicial acababa de comenzar. Mª Luisa comenzó a moverlo en julio del 2016. La demanda interpuesta por René, alegó no haber sido informado debidamente de la naturaleza y riesgos asociados a devolver en divisas el préstamos que le concedieron, fue estimado de forma íntegra en primera instancia, la entidad apeló y volvieron a ganarlo en Audiencia. Además de condenar a la entidad a eliminar la opción multidivisa, declaró la nulidad parcial de la escritura de 2007 y la nulidad de una escritura de novación posterior. También fue condenado Bankinter, a pagar las costas procesales.

La lentitud de la justicia y el miedo a enfrentarse a un banco, hace que muchos afectados se resistan a reclamar. En el caso de René, ya respira tranquilo sintiendo que se ha hecho justicia, algo que corrobora su abogada “Ahora estamos en fase de ejecución. El banco ha tenido un tiempo voluntario para hacer efectiva la sentencia y no lo ha hecho, así que hemos presentado una demanda de ejecución. Se recalcula la hipoteca en euros y aplicando el Euribor. Le bajará la hipoteca y la cantidad mensual también.”

Lo peor que han hecho los bancos ha sido traicionar la confianza de sus clientes”

Actualmente en España ninguna entidad financiera da una hipoteca multidivisa porque ya han aprendido que es un producto peligroso. Mª Luisa tiene muy claro que en ese momento se vendieron por inconsciencia, no para estafar al cliente. “Fueron productos que los bancos sacaron sin medir las consecuencias para el cliente. En ese laboratorio de productos bancarios que tienen todas las centrales se preguntaron: ¿Qué podemos hacer para dar préstamos en un omento donde el Euribor encarece las hipotecas y cada vez nos cuesta más dar préstamos porque las cuotas son muy altas y no todo el mundo puede pagar…? ¿Lo hacemos en divisas?”

La abogada, especialista en derecho bancario, apunta que el producto en sí no era malo, el gran problema es que no se informaron de los riesgos. “Es como invertir en Bolsa en Japón. ¿Es malo invertir allí? No, claro que no. Yo no lo haría porque conlleva mucho riesgo, estoy informada. El problema es que los bancos no informaron.

La desconfianza de los españoles hacia la banca ha sido la gran consecuencia de todos estos años, algo que tiene muy claro Mª Luisa. “No valoraron con quién estaban jugando era con sus clientes, con su dinero, con sus ilusiones y esa confianza es muy difícil volver a restaurarla”

Mª Luisa se ha convertido en una de las personas más importantes de mi vida”

Mientras tanto René tiene muy claro que Mª Luisa se ha convertido en una de las personas más importantes de su vida. “Ha solucionado un problema que me ha causado muchísima intranquilidad y desazón durante años. Ahora respiro tranquilo. Cualquier decisión económica importante que vaya a tomar pasará por sus manos. Sobre todo cuando hay bancos por medio, es fundamental el asesoramiento de una persona como ella. 

haz clic para copiar mailmail copiado